BOTOX

El tratamiento con la Toxina Botulínica es el más demandado en los últimos años. Está destinado a combatir las arrugas de expresión.

Con el tratamiento se relajan temporalmente los músculos y se evita que se contraigan, de esta forma se previene la formación de arrugas y las existentes se suavizan o desaparecen.  Los músculos se tratan con gran precisión para obtener resultados fiables y satisfactorios.

  • Permite quitarse años de encima sin necesidad de intervenciones quirúrgicas.
  • Tras su aplicación, el resultado es una piel lisa y una significativa atenuación de las arrugas.
  • El tratamiento se realiza en una única sesión y tiene una duración aproximada de 20 minutos.
  • Los efectos se perciben a los 3 o 4 días después de su aplicación y tiene una duración de 4 a 6 meses, por lo que conviene repetir el tratamiento pasado este periodo.

El tratamiento es rápido y seguro, no requiere ningún tipo de anestesia y se realiza en una única sesión con efectos rápidos y resultados naturales.

Las zonas a tratar son las arrugas que están en el tercio superior de la cara, es decir, arrugas de la frente, entrecejo y perioculares.

Consiste en administrar pequeñas dosis de Toxina Botulínica mediante microinyecciones; inyecciones tan finas que hacen que el tratamiento sea prácticamente indoloro a la hora de aplicar las infiltraciones.

El objetivo es relajar el músculo, bloqueando así los impulsos nerviosos que conllevan las contracciones musculares que producen las arrugas enla piel.  Al provocar que los músculos no se contraigan y por tanto su neutralización tempora,  las arrugas de la zona tratada dependiendo de las características particulares desaparecen o se atenúan siendo casi inapreciables.

Al finalizar la sesión de infiltración, el paciente puede reincorporarse rápidamente a sus actividades habituales;  sólo se recomienda no tumbarse durante las 4 primeras horas después de su aplicación y no frotarse ni masajearse la zona.

Efectos del tratamiento facial con Toxina Botulínica:

Los efectos se perciben en la primera semana después de su aplicación.

El tratamiento inhibe la acetilcolina de la terminación nerviosa y relaja los músculos, consiguiendo que no se contraigan.  Con el paso del tiempo (a los 4 ó 6 meses) , las terminaciones nerviosas se regeneran y se recupera la función muscular completa.

Es un tratamiento que no solo se recomienda para la eliminación y atenuación de arrugas ya existentes si no como método para retrasar la aparición de arrugas, que se producen debido a la gesticulación.

BÓTOX HIPERHIDROSIS

La hiperhidrosis es un trastorno que causa la producción de sudor excesivo, especialmente en verano debido a los estímulos térmicos o al estrés.

En el procedimiento se aplican inyecciones múltiples de toxina botulínica en la zona que necesita ser tratada, cerca de las glándulas sudoríparas responsables de la transpiración excesiva.

El tratamiento en la zona de la axila no requiere anestesia y con pocas infiltraciones podemos conseguir reducir considerablemente la sudoración en esta área. Las inyecciones en las palmas o las plantas pueden ser molestas y se pueden utilizar cremas anestésicas o frío.